sábado, 15 de mayo de 2010

Sobre la salud ambiental y la salud física, psíquica y espiritual.


El estado actual de la naturaleza es el reflejo de un alma humana profundamente desconectada del ambiente que la nutre. La contaminación crítica por la que se ven afectados todos los elementos preciosos de este planeta, no son sino el reflejo de la contaminación física y psíquica que sufrimos, de forma cada vez más alarmante los seres humanos: cáncer, fibromiálgias, alergias, fatigas crónicas, depresión, locura...La verdadera ecologia comienza en un corazón pacificado del hombre... La verdadera ecología comienza en el corazón pacificado del hombre que acepta su lugar como guardián y custodio de la tierra, y esa paz sólo se logra reintegrando los elementos dispersos de su ser, cuerpo, alma y espíritu, en una única unidad.

Por Beatriz Calvo Villoria, ver más en http://www.agendaviva.com, Revista oficial de la Fundación Félix Rodriguez de la Fuente.