miércoles, 27 de enero de 2010

Ampliación sustentable del mítico Moulin Rouge, Paris.





El arquitecto Luis de Garrido, junto con la arquitecta polaca Dorota Kesicka han realizado un proyecto para la ampliación sustentable del mítico MOULIN ROUGE, en Paris.

El nuevo VERT MOULIN ROUGE propuesto es un edificio 100% sustentable; bioclimático; prefabricado, desmontable y transportable; con todos sus componentes ecológicos y reutilizables; con ciclo de vida infinito; con un consumo energético cero, y no genera residuos. Por ello, el edificio puede convertirse en un referente modélico para la arquitectura del futuro.

La característica más importante e innovadora del nuevo VERT MOULIN ROUGE es la impresionante red vegetal vertical de la fachada principal. Esta red vegetal, patentada por Luis de Garrido, esta compuesta por un conjunto de componentes vegetales lineales cilíndricos tensados, a modo de tela de araña, sobre la fachada principal. La red protege al edificio de la radiación solar directa, evitando que se caliente en verano, y al mismo tiempo proporciona una impronta visual impresionante. De este modo se convierte en el elemento diferencial más importante del proyecto. La red vegetal esta viva en cada momento, y evoluciona, en forma y color, con el transcurso del tiempo.

Características Bioclimáticas del VERT MOULIN ROUGE

1.1. Sistemas de generación de calor

En invierno, el edificio se calienta por si mismo, de dos modos: 1. Evitando enfriarse: debido a su alto aislamiento térmico, y disponiendo grandes superficies vidriadas en su fachada sur. 2. Debido a su cuidadoso y especial diseño bioclimático, y su perfecta orientación N-S, el edificio se calienta por efecto invernadero, radiación solar directa, y calefacción por suelo radiante solar; y permanece caliente durante mucho tiempo, debido a su alta inercia térmica.

1.2. Sistemas de generación de fresco

En verano, el edificio se refresca por sí mismo, de tres modos: 1. Evitando calentarse: disponiendo la mayor parte de la superficie vidriada al sur (la única fachada); disponiendo de protecciones solares para la radiación solar directa e indirecta (doble fachada ventilada de virio y la red vegetal adosada); y disponiendo un aislamiento adecuado. 2. Refrescándose mediante un sistema de enfriamiento arquitectónico de aire por medio de galerías subterráneas. Por otro lado, debido a la alta inercia térmica del edificio, el fresco acumulado durante la noche, se mantiene durante la práctica totalidad del día siguiente. 3. Evacuando el aire caliente al exterior del edificio, por las chimeneas solares de la fachada y de las cajas de escaleras, y por los huecos superiores de la doble fachada ventilada. Las tres chimeneas solares potencian la convección natural, y proporcionan un efectivo “efecto chimenea” para extraer el aire caliente del interior de el edificio.

Por otro lado, la gran torre central esta recubierta por paneles de madera cemento. Al calentarse estos paneles por efecto de la radiación solar, se calienta el aire del interior. Al calentarse, este aire asciende y escapa por las perforaciones de los paneles. De este modo se genera una corriente de succión, que extrae el aire recalentado del edificio. De este modo, el edificio se mantiene fresca en todo momento.

3. Sistemas de acumulación (calor o fresco)

El calor generado durante el día, en invierno, se acumula en el forjado sanitario y en los muros de carga de hormigón, manteniendo caliente el edificio durante la noche. Del mismo modo, el fresco generado durante la noche, en verano, se acumula en el forjado sanitario y en los muros de carga, manteniendo fresco el edificio durante el día. La cubierta ajardinada de alta inercia térmica, refuerza este proceso.

4. Sistemas de transferencia (calor o fresco).

El calor generado por efecto invernadero y radiación natural se reparte en forma de aire caliente por todo el edificio. Del mismo modo, el sistema de calefacción por suelo radiante se extiende por todo el edificio. El calor acumulado en los muros de carga se transmite a las estancias colaterales por radiación.

El aire fresco generado en las galerías subterráneas recorre el edificio por medio de un conjunto de rejillas repartidas en los forjados del edificio. Esta corriente de aire refresca todas las estancias del edificio.

5. Ventilación natural

La ventilación del edificio se hace de forma continuada y natural, a través de los propios muros envolventes, lo que permite una ventilación adecuada, sin pérdidas energéticas. Este tipo de ventilación es posible ya que todos los materiales utilizados son transpirables (cerámica, aislamientos naturales, paneles de hormigón, paneles de madera-cemento, pinturas orgánicas).


Fuente: ANAVIF